Mis favoritos en Twitter

Categorías

La religión, ¿no era sólo para el ámbito privado?

Entusiasmo laico por la revolución de los monjes

Artículo sobre lo incoherente de la postura de muchos medios nacionales sobre las manifestaciones de los monjes birmanos.

Es verdad que la junta militar que desgobierna en Birmania desde hace 45 años es de lo más impresentable que queda en Asia. No hay que olvidar tampoco que en estas décadas ha reprimido todos los intentos de oposición, llegando a anular las elecciones que ganó en 1990 Aung San Suu Kyi, la premio Nobel de la Paz sometida a arresto domiciliario. Pero el hecho de que ahora la protesta esté encabezada por los monjes budistas es un signo significativo de que la religión puede ser un factor decisivo en la democratización de una sociedad.

Nos habían dicho, los del laicismo, que toda intervención de la religión en la vida política de las naciones era fuente de intolerancia y de atraso, pero “esta” intervención les parece bien a los defensores de mantener la religión en el estricto ámbito de la conciencia.

Esta vez solo la junta militar birmana ha gritado “los monjes, a los templos”. Al contrario, se apoya que salgan a la calle. Frente a los que quieren poner la religión en cuarentena, el caso de Myanmar ha servido para advertir que el futuro de una democracia puede estar mejor asegurado si la religión sigue formando parte del tejido social.. Cabe esperar que esta actitud de respeto siga siendo válida cuando se trate de creyentes cristianos en vez de budistas.

Pues me da que no, que en cuanto sean creyentes cristianos -ni siquiera monjes ni obispos, sino cristianos de a pie- el respeto se va a acabar.

Actualización:
Os pongo lo que dice JJGN sobre el mismo tema:

“Olvidaba decir el otro día -a propósito de la situación birmana- un detalle que hoy leo, entre otras cosas y bien dicho por cierto, en Barcepundit:

¿Os habéis fijado que todos los medios hablan de “junta militar”, así a secas? Es como si se tratara de Pinochet, o Videla, una dictadura de derechas más. Alguien con dos dedos de frente sacará conclusiones del hecho de que su mentor sea China, y antes la URSS. Y es que se trata de una dictadura militar comunista. Un ‘pequeño’ detalle.

(Puede seguirse en detalle a través de Pajamas Media)

21 comments to La religión, ¿no era sólo para el ámbito privado?

  • […] Este blog que estoy leyendo ultimamente escribio un post muy interesante, Aqui os pongo un extracto frikis!!:Nos habían dicho, los del laicismo, que toda intervención de la religión en la vida política de las naciones era fuente de intolerancia y de atraso, pero “esta” intervención les parece bien a los defensores de mantener la religión en el … […]

  • pepito

    aqui, los cristinaos de a pie, tienen muchas formas de hacerse oir. alli la unica organizacion que puede movilizar es la religiosa. menos demagogia

  • Es que el budismo siempre ha caído bien a los progres. Como es una religión sin Dios…

  • A lo mejor te interesa, Montse, lo que Público está sacando contra las convicciones religiosas (católicas) en España: http://www.publico.es/espana/002670/jueces/dictan/sentencia/nombre/dios
    Ayer salían con una crítica (muy estilo El Periódico de Catalunya y el postrero Diario 16) contra los libros de EdC que no siguen el dictado del lobby gay.

    Un saludo

  • Ahí está la clave, en el cristianismo. Esa religión es la que les duele. Ya se sabe, una infancia difícil y unos cuantos traumas mal superados. Mientras sean monjes budistas, taoistas, mahometanos, churriguerescos o adoradores del champú de huevo, estarán tranquilos, pero no les nombre a Roma.

  • pepito

    que cortitos de miras. alli las reivindaciones son primarias y comunes a los intereses de la inmensa mayoria, compararlas con las “reivindicaciones” de la jerarquia catolica en España es de risa.

  • pepito, durante estos meses los católicos (por supuesto también los obispos) estamos reivindicando el derecho de los padres a educar a sus hijos en sus propias convicciones.
    A lo mejor eso te produce risa, porque no sé si prefieres que sea el Estado el que imponga a todos los niños las convicciones morales del gobierno de turno.

  • pepito

    me produce risa la comparacion, no la reivindicacion.

  • Thomas

    Esgrimís la condición de católicos como un arma arrojadiza, grave error, y más todavía si se supone que sois católicos practicantes. Por cierto, en la asignatura famosa de educación para la Ciudadanía en ningún momento se ataca a la Iglesia Católica ni a religión de ningún tipo.
    En cuanto a lo que dice Pepito completamente de acuerdo con él, los monjes budistas exigen mejoras para todo el pueblo y para todo el país, no para el Budismo en particular. O sea, que menos tergiversar las cosas.

  • Montse

    La verdad, Thomas, no sé qué es eso de esgrimir la condición de católicos como arma arrojadiza. No tengo ni idea de qué significa.

    ¿No se ataca a la Iglesia Católica? No, quizá, ¿y qué? Resulta que, al igual que los monjes budistas, yo defiendo mejoras para todo el pueblo, no para la Iglesia católica. Yo no quiero que pongan una asignatura obligatoria de catolicismo, pero tampoco consiento que haya una asignatura obligatoria de laicismo.

    Yo defiendo que los niños se eduquen en las convicciones de sus padres, no en las del Estado, y me da igual que las convicciones de los padres sean el laicismo, el judaísmo, el islam o el paganismo.

    ¿Te parecería bien que en la próxima legislatura hubiera un gobierno de derechas que mantuviera la EpC, cambiara el programa y decidiera que los niños estudiaran que el aborto es un crimen desde el instante de la concepción?

  • Thomas

    El laicismo que tanto odiais y que tanto criticais es el que ha separado Estado y religión, o lo que es lo mismo, Iglesia y Estado. Igual a ti te parece mal, pero a mi me parece muy bien que ninguna religión condicione la política ni la forma de gobernar en España.
    Defender los Derechos Humanos, la Constitución, la tolerancia con los demás etc. son valores universales y valores que en España hemos tardado mucho en conseguir. No está demás que las futuras generaciones tengan algunas nociones sobre esto (más allá de las luchas políticas. Si el PP hubiera sacado esta asignatura me hubiera parecido bien).
    Defiendes que los niños se eduquen en las convicciones de sus padres. ¿En qué convicciones? ¿las del padre machista y maltratador?, ¿las convicciones de los padres que no tienen ningún tipo de valores éticos ni religiosos? ¿o las convicciones de los padres que dejan enteramente la educación de sus hijos en manos de otros?
    Confundes convicciones con dogmas religiosos. Por cierto te recuerdo que ser laico no quiere decir estar en contra de ninguna religión, si no más bien respetar todo tipo de creencias.
    En cuanto a lo del aborto me parece un tema diferente del que estamos hablando.

  • Montse

    Perdona, Thomas, el laicismo no ha separado Iglesia y Estado, eso ya lo han hecho muchas naciones, entre ellas España, sin necesidad de laicismo. Nuestra Constitución, te recuerdo, no es laicista.
    Si no te remites a la realidad es imposible dialogar. ¿Antes de esta funesta asignatura no había separación entre Iglesia y Estado en España?
    El laicismo es una opinión más, la tuya y de otros, pero resulta que yo y otros pensamos de forma diferente, ¿por qué quieres imponer a los demás lo que deben pensar? ¿Quién ha investido a ti y al Gobierno con una autoridad para dictar lo que deben pensar los niños?
    Las convicciones de los padres son las únicas que valen, porque son los que tienen la patria potestad, ¿vas a actuar como la Unión Soviética o la Alemania nazi y vas a quitar a los padres la patria potestad y la vas a depositar en el Estado? Eres muy libre de defender semejante aberración, pero mientras podamos nos vamos a oponer con todas nuestras fuerzas a tu dictadura de pensamiento único.
    Si la asignatura tratara sobre la Constitución y los Derechos Humanos no habría ningún problema, resulta que trata sobre lo que hay que pensar sobre: aborto, divorcio, homosexualidad, género, feminismo, educación afectivo-emocional, orientación afectivo-sexual… temas que ni siquiera se mencionan en la Constitución ni en la Declaración de los Derechos Humanos.
    ¿A ti quien te educó? ¿Tus padres o el Estado? ¿Te gustaría que yo et dijera qué debes pensar en esos temas? Pues a mí tampoco me gusta que me impongas tus opiniones.
    Y las convicciones mías las elijo yo, sólo faltaba que tú me dijeras cuáles pueden ser, no te fastidia.
    Lo del aborto ¿un tema diferente? ¿Por qué? Ese es uno de los temas que trata la asignatura, ¿Tú te has leído el real decreto que fija los contenidos o hablas de oídas?

  • irse por la tangente

    ya

  • Thomas

    El laicismo como doctrina separa claramente religión y Estado, vease como ejemplo más claro Turquía por no hablar efectivamente de la mayoría de sociedades occidentales europeas. Y para ello no hace falta que lo ponga en Constitución alguna. En España gobiernan los partidos políticos elegidos por la sociedad democrática, no gobierna la Iglesia Católica. El artículo 16.3 de la CE dice “Ninguna confesión tendrá carácter estatal” así como “los poderes públicos mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.

    No se si eso no es separar religión y Estado, a mi desde luego me lo parece.

    ¿Quién quiere imponer nada a nadie? Nadie quiere que los que creen en el catolicismo-cristianismo o en el judaísmo o sean musulmanes dejen de serlo. Y el que diga lo contrario está manipulando las cosas.

    Comparar la asignatura de Educación para la Ciudadanía (con sus defectos, no digo que no) con la Unión Soviética o con la Alemania nazi de Hitler si que es una aberración de gran calado. Cuando los argumentos que se emplean son de este tipo me temo que se entra en el terreno de la descalificación y no en la argumentación y la opinión.

    ¿Tú crees que las convicciones de los padres son las únicas que valen? ¿tú crees que un padre que enseña a su hijo el odio hacia el diferente, hacia el homosexual, hacia el inmigrante etc. hace bien? ¿o los padres que no enseñan valores a sus hijos y que solo saben educarlos en la sociedad de consumo (“papá comprame la moto, el coche, la play….”)?

    Las opiniones no se imponen, se expresan. Por imposición podríamos hablar sobre los 40 años de nacional-catolicismo, sin duda raíz de muchos de los males de la actualidad, entre ellos la crisis de los seminarios o la disminución de creyentes. Tendriais que preguntaros por qué.

  • Andres Peral

    Thomas…

    – tu argumento lleva a la siguiente conclusión: como hay padres malos… que a los hijos les eduque el Estado. Ese es el razonamiento básico que han seguido todas las dictaduras, incluidas las nazi y soviética, y de ahí la comparación, que tiene muchísimo sentido, porque esas dictaduras, consideraciones políticas o militares aparte, tenían unas amplias bases ciudadanas que creían real y honestamente, con toda su buena voluntad (de ésa que llena el infierno) que no se podía dejar en manos de los individuos -en este caso los padres- la capacidad de decidir qué es bueno o malo para transmitirlo -educar- o reprimirlo como algo condenable socialmente.

    – en tu argumentación no tienes en cuenta el artículo 26.3 de la Declaración de Derechos Humanos, ni el artículo 14.3 de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, ni por cierto el artículo 27.3 de la propio Constitución que tanto dices respetar: todos estos artículos insisten en la potestad de los padres para educar a sus hijos según sus convicciones no sólo religiosas, sino sobre todo morales, éticas, filosóficas y pedagógicas.

    – por último, te remito a tus propias palabras: “las opiniones no se imponen, se expresan”. Bien dicho. Así que espero que protestes CONTRA LA EpC, porque junto con unos contenidos justos y válidos para todos e importantes (conocimiento de la Constitución, de los Derechos Humanos, etc) meten también por la viva fuerza OPINIONES al respecto de temas éticos, morales y sociales controvertidos y sobre los que no hay ni consenso ni unanimidad ni nada. Es decir, la EpC se mete a IMPONER OPINIONES, y con toda la fuerza de la Ley y del Estado, nada menos.

    Y créeme, porque te soy sincero: si fuera al revés (una EpC tratando de imponer un ideario católico, aunque fuera del catolicismo más suave y menos polémico, más socialmente “aceptable”… me dolería, pero también protestaría contra la EpC y objetaría con todas mis fuerzas.

    No lo digo por tí, Thomas… pero sí por otros. ¿Sabes lo más irónico y triste de esta situación? Que aunque muchos presuntos progresistas no se dan cuenta… los que estamos en contra de la EpC estamos defendiendo VUESTROS DERECHOS. Porque también son los nuestros. Y no es una exageración ni son ganas de fastidiar o de oponerse a nadie. Hablamos de derechos humanos reconocidos por la Constitución… y vulnerados por una Ley estatal con un insidioso fondo sectario, que si sale adelante supondrá un peligroso precedente que cualquier Gobierno, de derechas o izquierdas o nacionalista o lo que sea, tratará en el futuro de aprovechar en su beneficio para influenciar a la sociedad e inculcarle sus propios valores partidistas y parciales.

  • Montse

    Thomas, ¿hay alguien aquí que haya defendido el nacionalcatolicismo? Aquí nos limitamos a defendernos de la agresión de quien quiere imponer su moral y ética a los demás, haciéndola obligatoria para los menores.
    Insisto: no has leído el descriptor de la asignatura y no sabes nada sobre los contenidos.
    Hasta ahora, teníamos una Constitución que consagraba esa separación entre Iglesia y Estado. El Estado es un ente que tiene que ser NEUTRAL.
    Lo que tú propones, poniendo casos extremos (odio al diferente, la play…) es que los padres no son los adecuados para educar a los hijos, pero el Estado sí.
    En tu mente, como en la de muchos españoles, hay un Estado-Dios al margen de los españoles, que es mejor que los españoles y que sabe más que los españoles. Eso sí que es rancia herencia del franquismo.
    El Estado está formado también por funcionarios corruptos, por gente con convicciones llenas de odio, exactamente iguales que esos padres que tú describes. El Estado no es nada al margen de las personas que lo forman. Y toda democracia que se precie pone límites al poder del Estado, no se dedica a sofocar a la sociedad para que crezca el Estado. Eso es el ABC de la teoría política.
    Mientras no consigas un cambio en la Constitución, la formación moral de los hijos corresponde a los padres. ¿No te gusta? Cambia de país o de Constitución y pregúntate a santo de qué te parece que tú eres mejor que cualquier totalitario de izquierdas o de derechas.

  • Montse

    Perdona, Andrés, no había leído tu opinión. Como siempre, un diez 😉

  • Thomas

    Tratar de establecer comparaciones (o más bien diría semejanzas) entre un sistema democrático como el nuestro con dos dictaduras tan feroces y brutales como fueron la Alamania de Hitler y el sistema comunista soviético solo porque se quiera impartir una asignatura como Educación para la Ciudadanía me parece una absoluta exageración. Y esto creo que lo ve cualquier persona que analice las cosas desde un punto de vista medianamente objetivo, sea del PP o del PSOE o de otros partidos.

    Ahora bien, ya que criticais el papel del Estado en este tema, deberiais, si fuerais coherentes con las cosas que decis, estar en contra de la subvención que hace el Estado de la Iglesia que dicho sea de paso, el actual Gobierno socialista ha mantenido, como otros gobiernos democráticos lo hicieron con anterioridad.

    Vosotros no haceis, o al menos no me lo parece a mi por lo que comentais, una critica a determinados contenidos de la asignatura, vosotros quereis que la asignatura desaparezca totalmente. Si criticarais ciertos contenidos, yo lo entendería, pero vuestra actitud ha sido “todo o nada”, de total intransigencia.

    “El Estado es un ente que tiene que ser NEUTRAL”, bien en base a esa neutralidad a la que te refieres Montse te invito a que interpongas un recurso contra el artículo 16.3 de la Constitución española, asi como los que hablais de agresiones e imposiciones de esta asignatura interpongais un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, que es el que establece la verdad jurídica. Si esta asignatura atenta, según vosotros, tan grave y descaradamente a vuestros derechos está claro que teneis todas las de ganar.

    Yo no pretendo que el Estado sustituya a los padres en materia de educación, eso es otra exageración. Solo se trata de que las generaciones más jóvenes aprendan los valores constitucionales y los valores de tolerancia y respeto a los demás.

    Por cierto, si odiais tanto al Estado os recomiendo que os hagais anarquistas o de los grupos antisistema. Esos también aman mucho al Estado y a su país…….

  • Andres Peral

    Thomas:

    – respecto a que “exageramos” comparando la EpC con nazis y demás, ya te hemos explicado las razones históricas por las que hacemos la comparación. La Historia está ahí, no tiene ni pizca de exageración y es objetiva. Por desgracia es así. No querer hacer caso de la Historia, eso sí que es subjetivo; y peligroso.

    – el tema de la “subvención” del Estado a la Iglesia ya ha sido debatido mil veces en este blog. Te sugiero que eches un vistazo a los archivos, te esclarecerá muchas cosas, porque te veo un tanto confundido por los tópicos.

    – cierto, nosotros no hacemos crítica de los contenidos, sino de la ley. Los contenidos de cualquier ley se pueden cambiar, pero una ley injusta no es una ley que se pueda cambiar, sino que se debe suprimir. El decreto de la EpC empieza por una declaración de motivos que es directamente inconstitucional al abrogarse el derecho a formar la moral de los alumnos y además de manera “obligatoria”, algo que la Constitución reserva a los padres. En Derecho, esa ley es nula.

    – nuestra actitud no es de “todo o nada” respecto de los contenidos. No tergiverses: te cito textualmente lo que puse antes, y luego vuelve a hablar con propiedad acerca de nuestras actitudes: “Así que espero que protestes CONTRA LA EpC, porque junto con unos contenidos justos y válidos para todos e importantes (conocimiento de la Constitución, de los Derechos Humanos, etc) meten también por la viva fuerza OPINIONES…”. Espero que retires lo de la “intransigencia”.

    – para tu información, los particulares NO pueden presentar recursos de inconstitucionalidad. Lo único que podemos hacer es ejercer nuestro DERECHO a la objeción de conciencia, derecho que por cierto es de todos pero que últimamente muchos pseudoprogresistas que defienden la EpC dicen que es absurdo… (no lo digo por tí)

    – Dices: “Solo se trata de que las generaciones más jóvenes aprendan los valores constitucionales y los valores de tolerancia y respeto a los demás”. Y te repito: empieza leyendo la Constitución y lo que dice acerca de quiénes son los titulares del derecho a transmitir unos valores cualesquiera. Yo sí puedo decir que conozco la Constitución, pero me temo que tú no. No pretendo ofenderte… pero es que esa frase tuya es una contradicción en sí misma. Y como a tí, le pasa a muchísima gente de buena voluntad, pero que confunde su opinión con la “verdad”.

    – el “Estado” no equivale al “país”. No se puede amar u odiar al Estado; es una herramienta (quizás la más poderosa de todas las humanas), y como todas hay que configurarla para que funcione bien, porque cuando un Estado funciona mal… apaga y vámonos. Y los anarquistas no defienden la Constitución. Nosotros sí.

    – Por cierto, por mi parte te recomiendo que leas la Constitución. Y si quieres recomenzamos este debate por donde debía haber empezado: hablando con conocimiento de causa.

  • Os dejo un enlace a un artículo que, en cierto modo, toca este tema, y que acabo de pubicar en la web de Aceprensa.

    http://www.aceprensa.com/articulos/2007/oct/03/carta-de-ciudadania-para-la-censura/

    Os lo resumo: en España hay libros de texto de EpC con apologías explícitas del homosexualismo y la ideología de género. Pero también hay manuales que defienden el matrimonio y la familia, sin ceder ni un ápice ante los postulados de Zetapé. El Gobierno dijo que cada colegio podría adaptar la asignatura a su ideario, y los de la FERE servían de ejemplo. Pues bien, cuando ya hay casos de colegios y editoriales que defienden un pensamiento “conservador” (matrimonio= hombre+mujer) dentro de EpC, saltan los Zerolos que piden retirar los manuales “alternativos”.
    ¿La asignatura tenía como propósito hablar de la Constitución, o es en realidad un caballo de Troya del homosexualismo y la ideología de género? La Constitución no habla del “matrimonio gay” ni asume la ideología de género, por cierto.

    Aparte de todo esto, el vídeo de Juventudes Socialistas demuestra, sin pretenderlo, el verdadero interés de EpC: crear ciudadanos clónicos sin criterio propio, con ideas acuñadas por papá-Estado. Suspenden los que no berrean al unísono: “dos homosexuales son un matrimonio”.

    Saludos

  • […] “Entusiasmo laico por la revolución de los monjes”. Se hacen eco del artículo, entre otros, Internet Política y Scriptor, añadiendo otras consideraciones en la misma […]