Mis favoritos en Twitter

Categorías

Entre el desconcierto y la confusión del PP 2

Aviso de navegantes: lo de ayer no supone, por mi parte, ningún apoyo a Esperanza Aguirre. Es más, dado cómo están leyendo algunos su discurso de ayer, Esperanza se aparta diametralmente de lo que pretendía decir ayer. Por ejemplo, Aguirre ya en su momento, como hice notar aquí, se mostró contraria al recurso de inconstitucionalidad contra el pseudo matrimonio gay. Ayer insitió en el tema. Lo que sí ocurre con Aguirre es que ha sido siempre clara. Es liberal y no es afín a ningún humanismo trascendente. Con ella se puede esperar menos intervención del Estado y eso ya es un cambio positivo, mucho. Los siento mucho, pero me temo que las personas que fuimos en junio de 2005 a manifestarnos a favor de la familia estamos a día de hoy sin representantes políticos. Ni Rajoy va a defender nuestra postura ni Esperanza Aguirre. Es más, tampoco los medios de comunicación teóricamente afines van a apoyar nuestra postura: ni La Mañana (tampoco lo hizo en su momento) ni Libertad Digital. Ahora sí que me queda claro que hemos perdido las elecciones.

Actualización

He leído el post que, sobre las palabras de Aguirre, escribió Ignacio Arsuaga, dirigente máximo de Hazte Oír, en su blog. He dejado allí un comentario que aún no está publicado (supongo que porque ha de aprobarlo el autor del blog) y que os dejo aquí:

Me sorprende enormemente vuestra interpretación de las palabras de Aguirre. La interpretación de Pedro J y de FJL es la correcta porque Aguirre ya se manifestó contra el recurso de inconstitucionalidad al matrimonio homosexual en 2005, no ha cambiado de forma de pensar, y es que nunca lo ha ocultado: Yo creo que os estáis empeñando en pensar que Aguirre defenderá más la visión cristiana de la sociedad que Rajoy, cuando no es así. Aguirre es liberal sin ningún tipo de afinidad con una visión trascendente de la vida . ¿Cómo podéis pensar que ella está defendiendo dar más la batalla en el tema de la familia si en su momento ella lo que propuso es no entrar al trapo? Eso es lo que está defendiendo en su último discurso: que en esos dos temas no se debería haber entrado al trapo. Hay que conocer la trayectoria de las personas y la de Aguirre es clarísima en este aspecto.

12 comments to Entre el desconcierto y la confusión del PP 2

  • Ha dibujado un panorama sin panorama. Huérfanos están. Me parecería poco inteligente (aunque sólo fuera por egoísmo contable) que nadie recoja esos intereses.

  • Dices: “Ahora sí que me queda claro que hemos perdido las elecciones.”. Perdoname Montse pero eso, para quien quisiera verlo y no estuviera absurdamente obsesionado con el “Hay que echar a Zapatero” estaba claro desde ANTES de las elecciones.

    Algunos lo advertimos de la manera más clara posible, y se nos contestaba “Hay que echar a Zapatero”.

    Votasteis a Rajoy cuando este dijo de forma cristalina, en entrevista pública, estar a favor del aborto, del “matrimonio” homosexual y del divorcio express. No engañó a nadie, a nadie. Por lo menos eso le honra: que habló claro.

    Ahora no vale mesarse los cabellos.Ahora no valen las lágrimas de cocodrilo. Os lo dijeron bien claro y pasasteis por el aro.

    Me interesa mucho saber (lo digo sin ápice de ironía) que es lo que está en la mente de personas como tú en este momento. ¿Qué vais a hacer?. ¿Volveremos al “hay que echar a Zapatero”, al “hay que cambiar al PP desde dentro” o por el contrario existe alguna posibilidad de encuentro, fijándonos en lo que nos une no en lo que nos separa, con personas como el que suscribe de quien conoces bien como piensa?.

    A lo mejor te animas a escribir una entrada que será interesantísima sobre el asunto. De verdad me gustaría saber como veis el futuro desde vuestra perspectiva.

  • Montse

    Efectivamente, Luis, aunque sólo fuera por marketing, no sé por qué se le da tanto bombo al movimiento gay que numéricamente no tiene cientos de miles de seguidores y se desprecia olímpicamente a los católicos, protestantes y ateos o agnósticos que están en contra de la disolución del matrimonio en una institución tan rara como es hoy en España.
    Embajador, cuando encuentre un momento para pensar te lo diré, pero mi idea es que esto no puede ni va nunca a cristalizar en un partido sino en un movimiento cívico tipo Dejadnos en paz.
    http://internetpolitica.com/derechos-civiles/dejadnos-en-paz/

  • Montse- Me parece una gran idea. Creo que si en el ámbito político hay una cosa que verdaderamente falta en España son precisamente los movimientos cívicos. Cauces reales y naturales para que los ciudadanos puedan ejercer la acción política concreta, y no máquinas para la consecución del poder como son los partidos.

    Si me permites la sugerencia el autor del blog http://rembarre.blogspot.com está actualmente en los USA y ha tenido la oportunidad de conocer a Norquist. A lo mejor quieres ponerte en contacto con él.

  • Montse, no he podido dejar de escribir una anotación en Scriptor, (Politica y marketing en España, en vez de sólo poner aquí un comentario, a propósito de estas dos anotaciones tuyas, llenas de sentido común. Me encrespo cuando alguien pretende convertir a los ciudadanos en consumidores. Y eso es lo que hacen quienes aplican técnicas de mercado a la política… Muchas gracias por las anotaciones y un cordial saludo.

  • Esperanza dijo que ser liberal es lo contrario que ser conservador.

    ¿Sabrá que los votantes del PP son liberalconservadores, y que ambos conceptos no son mutuamente excluyentes?

  • A estas alturas de la película, sigo pensando que nuestro problema es estructural y no de siglas. Zapatero es un pésimo estudiante, que ha copiado en el examen para obtener el aprobado. Después se ha rodeado de individuos sin la menor perspectiva intelectual -con alguna honrosa excepción-. Ha jugado a la Política, sin atreverse a gobernar; ha hecho el ridículo dentro y fuera en múltiples ocasiones. Sin embargo, ahí le tenemos; revalidando mandato con holgura “suficiente”.

    No tengo más remedio que ser reduccionista: la flagrante falta de nivel que caracteriza al Sr. ZP, al 90% de sus Ministros, al 90% de las figuras visibles del PSOE y al 80% de la clase política española, no hieren la sensibilidad votante … España es como una amante insegura, y por ello manejable, a quien puedes cornear siempre que sepas decirle de tiempo en tiempo, con voz acariciante, “te quiero sólo a ti; no lo dudes, mi amor.” Y el gran ZP, paradigmáticamente cortito, es un ligón con fundamento para torear en plazas poco exigentes … Que son las más, Montse!

    Aznar, por contra, aunque infinitamente más solvente, era un soberbio. Cuando jugó la carta iraquí, desoyendo el clamor de la callé, perdió casi todas sus opciones de transmitir su herencia. El 11-M sólo fue la puntilla. Aznar no sabe qué es la vaselina. ZP, en cambio, no sale a la calle sin ella. Por eso puede mantener a sus legiones en la guerra de Afganistán y proteger con tropas la independencia kosovar mientras la repudia públicamente. Es un “bambi”, sí -ahora con ciertas tablas-, y eso resulta cautivador. Si tuviese el talento de Felipe González, encantador de serpientes por antonomasia, podría jubilarse en La Moncloa.

    En Ferraz saben de marketing mucho más que en Génova. Muchísimo más! No es ya que los “peperos” suspendan usualmente el examen, sino que ni siquiera escuchan a los suyos. Viven permanentemente acojonados -no vayan a llamarles fachas, por Dios!-. Eso les resta credibilidad y favorece posiciones contradictorias e inexplicables, como las conocidas al hilo del Estatuto andaluz versus el catalán, o el “sí, pero no, pero no sé, pero quizá” en relación con los trasvases del Ebro y el Tajo … Y otras.

    Esta no es una competición inspirada en reglas cabales, que premian al vencedor porque ha demostrado ser mejor o más capaz. El país votante es como el Mercado, y La Moncloa como El Corte Inglés. ¿Quieres cuota de mercado? Pues diles lo que desean escuchar; véndeselo como ellos, los más, querrían comprarlo. La España de 2008 no es la de 1996. Aquello era una catástrofe. Las cosas no están bien hoy; cierto. Sin embargo, no siendo descaradamente perceptibles los males -todavía-, mientras el PP hablaba de caos y degradación, ZP y sus mesnadas predicaban la fortaleza y la esperanza. El catastrofismo anticipado, aún con fundamento, carece de retribución, o la tiene negativa. Golpes de efecto in extremis, como el fichaje de Pizarro, no podían disimular la realidad. No juzgo a Pizarro, aunque tampoco me impresionan ni su resistencia numantina frente a Gas Natural, ni su carrera como primer ejecutivo de una entidad pseudofuncionarial y cuasimonopolista [que eso son las Eléctricas]. Rato era el mejor posicionado a todos los niveles y, además, dominaba el oficio. Pero fue descabezado en su momento por el capricho de Aznar.

    Las cosas tendrían que haber estado tan mal como en 1996 para que Rajoy, con una cabeza bien amueblada y un talante austero en exceso, consiguiese auparse sobre la sonrisa hueca y el déficit intelectual de Zapatero -que a nadie escandalizan, porque el target no da para más-. Vivimos en la era de la publicidad emocional y del valor percibido. Ahí los chicos del PSOE dominan de calle, mientras el PP confía su posicionamiento a unos cuantos estrategas desubicados, como el Sr. Arriola. “La niña” … Habrase visto cursilería semejante! Y ahora, cuando la derrota precipita los cambios, suben al escenario personajes como Doña Soraya -un descafeinado con leche desnatada, dicho sea “respetuosamente”-. Todo un síntoma de confusión y pensamiento errático.

    Y me he perdido, Montse. Me han interrumpido varias veces mientras aporreaba el teclado. Mis disculpas por haber excedido la dimensión “razonable” de un comentario.

  • Montse

    No, que va, muchas gracias, César. Mira, lo único es que sí hay lugar para la esperanza (no aguirre) cuando ves que a pesar de todo, el PP tiene 10 millones de votantes y que el PSOE lo que ha hecho es rentabilizar muchísimo un ligero aumento de votantes en zonas muy determinadas, a costa del derrumbe de otros partidos de izquierda. O sea, que no es que la gente sea tan lerda, pero hay mucha gente que no lee un periódico ni se entera de lo que tiene ante las narices.
    Lo de Aznar es una vergüenza. me consta que tenía asesores en comunicación a los que no les hacía ni puñetero caso, porque a soberbio no hay quien le gane. Pero es un soberbio bastante torpe, el soberbio suele querer ganar.
    Y si no echan a Arriola y siguen jugando a cambiar el producto a ver si así ganamos, se van a encontrar con que van a cabrear a cientos de miles de votantes. Allá ellos, a ver si pegándosela se dan cuenta.

  • César: me ha encantado tu comentario. Suscribo absolutamente todas las ideas que explicas. Gracias.

  • Me da mucha pena el tono acomplejado general de la política española, Montse, que resulta facilmente divisable a derecha e izquierda [seguro que estás de acuerdo]. Franco murió en 1975, pero estos capullos continúan abundando en la estética -ahí podemos rastrear los aspectos verdaderamente diferenciales-, en lugar de aplicarse a la gestión pragmática del país. Los unos pisan huevos y los otros almidón. Pero lo que se dice llamar a las cosas por su nombre, no lo hace nadie.

    Seguimos avalando en las urnas a una generación de especímenes políticos acomplejada y falta de realismo. Y así nos va. Cuanto antes se extingan todos ellos, desde Llamazares hasta Durán i Lleida, pasando por ZP y Rajoy -sin olvidarnos de Feijoo y Pérez Torito-, mejor que mejor [digo yo humildemente]

    [Agradecido, Mr. Redford -con permiso de la anfitriona-. Viniendo de un icono del séptimo arte, su aprobación sabe a Oscar].

  • Thomas

    Que yo sepa en las urnas se votan a partidos políticos y a proyectos e incluso a ideologías, aunque es verdad que muchas veces la personalidad de los candidatos es determinante.

    ¿Qué modelos de políticos son, según tú, César, los que deberían estar en primera fila?

    Respecto a tu intervención dos comentarios más arriba, estoy de acuerdo en muchas cosas y en otras no, aunque reconozco que ha sido bastante buena. Efectivamente la invasión de Irak es la catástrofe electoral del PP y no solamente eso, aunque si relacionado, también lo fue la absoluta subordinación de nuestra política exterior a los intereses estadounidenses rompiendo asi una línea claramente continuista de nuestra tradicional política exterior.

    Claro que hay contradicciones en el PP, igual que en el PSOE. Eso es normal e incluso saludable. No piensa en la misma clave un socialista o popular de Aragón que uno de Valencia en relación al problema del agua por poner un ejemplo.

    El PP no ha perdido las elecciones por Arriola, el PP ha perdido las elecciones porque el que gobierna, en este caso el PSOE, lo tiene que hacer muy mal para perder la inercia de su mandato. Es decir, cuando se gobierna y se aspira a la reelección uno ha de vender bien sus logros y la oposición ha de ofrecer una alternativa clara y seria. Durante 4 años, ¡4 años años señores/as!, la alternativa que ha ofrecido el PP ha sido una alternativa basada en la crispación y en el cuanto peor mejor. Se han puesto en claro riesgo instituciones muy importantes para nuestro país por motivos electorales, empezando por el Poder judicial o por las siempre importantes Fuerzas de Seguridad del Estado y en esto la responsabilidad del PP es clarísima e ineludible. No es una casualidad que dos de los protagonistas de aquella oposición y herederos de la época Aznar, Zaplana y Acebes, hayan pasado a segunda fila. No se puede estar 4 años haciendo oposición contra determinados terriritorios de nuestro país y luego sorprenderse porque allí los votos del PSOE hayan sido abrumadores.

    Llamemos a las cosas por su nombre. EL PP ha hecho una oposición durante 4 años basada en la descalificación y el catastrofismo y ha obtenido más de 10 millones de votos. ¿Qué modelo de oposición nos espera en estos 4 años que vienen? Ahí está la clave, en ofrecer una alternativa que incluya a toda la sociedad española sin excepciones o en ofrecer una alternativa que solo incluya a los que están a mi favor y de los cuales ya tengo garantizado el voto.

  • Como definición de manual, estamos de acuerdo, Thomas. En las urnas no se votan personas, sino proyectos -para resumir-. Ahora bien, si descendemos a la arena, la cosa ya no funciona “tan así”. Tan no funciona, que al PSOE la ha costado Dios y ayuda emanciparse de Felipe González, y el PP aún lo intenta con Aznar. Éste, a su vez, en lugar de mostrarse discreto, continúa negando la mayor y tocando las pelotas a sus herederos y correligionarios; comprometiéndoles con esa retórica belicista que se gasta ante los micrófonos, y pariendo analogías esperpénticas entre la expansión del Islam en el siglo VIII y la proliferación actual de grupos terroristas de signo islámico, cuyos miembros empuñan el Kaláshnikov con la derecha y se aferran al Corán con la izquierda.

    No me siento capacitado para “sugerir” modelo alguno; ni en política ni fuera de ella. Los líderes nominales de los diferentes Partidos chupan tanta cámara, que no resta apenas margen para observar y juzgar mesuradamente a otras “joyas” potenciales a su alrededor. Les aterra la pérdida de protagonismo. Eso pone las cosas muy difíciles para ejercitarnos como voyeurs …

    Si diré, una vez más, que ZP es un mediocre superlativo. Desde que tengo uso de razón, no recuerdo otro lider occidental tan infradotado intelectualmente. Por supuesto, entre colegas no aparecerá tan evidente ni enojosa su mediocridad. Caldera y otros ‘think tanks’ socialistas tampoco tienen media bofetada en la parcela “neurológica”. Sin embargo, cada vez que se deja ver en foros internacionales junto a los pesos pesados -o sólo pesos-, da pena. A mi, además de pena, me produce una vergüenza indescriptible observar cómo este personaje, fruto de una sucesión de carambolas afortunadas tras el pase a la reserva de Felipe González, ha trepado hasta lo más alto.

    Y lo voy a dejar aquí. Esto ya es un exceso, aún confiando en la benevolencia de Montse.

    Saludos