Visto que aquí surgen analistas políticos de debajo de las piedras y que especialmente los que viven en Madrid se prodigan en absurdos análisis teóricos sobre los gallegos que votamos el pasado domingo, voy a aportar yo mi análisis porque con toda seguridad sé más de Galicia que la patulea de comentadores que se prodigan.

– Touriño soberbio: sí. Pero eso no basta para perder unas elecciones, porque Fraga no era precisamente un abuelo cariñoso sino un prepotente.

– Touriño incompetente: esto es clave. Me hace gracia oír que el PSOE ha tenido un problema de comunicación y que ha gestionado mejor de lo que ha comunicado. No, miren. Hoy, en Faro de Vigo (convertido tras las elecciones en azote del bipartito, no antes) trae un buen y extenso análisis sobre las numerosas promesas incumplidas, demoras, inoperancia de un gobierno sumido en no se sabe qué.

– La teórica campaña sucia: anda Anxo Quintana llorando porque a un conselleiro suyo le llamó maricón el animal de Baltar. Baltar es un energúmeno, pero lo de maricón aplicado a un político lo inauguró la izquierda en Galicia, aplicado a Rajoy y a Feijoo y se repite con chiste, gracia, comprensión y mirada cómplice en blogs de izquierdas y nacionalistas. ¿Se puede ser más hipócrita?

– Las denuncias periodísticas: como cualquiera que haya estudiado un poco los efectos de los medios, las afirmaciones de un medio de comunicación tienen un efecto muy condicionado por las percepciones propias del público. Aquí hay dos cuestiones distintas:

  • Despilfarro de Touriño y fotos en yate de Quintana: en mi opinión, irrelevante, aunque es sólo una opinión. El ABC casi no se vende en Galicia y la foto del yate es atractiva sólo para los que estaban ya en contra de Quintana.
  • La Voz de Galicia: el diario más vendido (en el buen sentido) de Galicia lleva meses denunciando CON HECHOS la inoperancia del bipartito. Eso sí que influye. Los motivos pueden ser puramente egoístas, el nacimiento de un nuevo diario como Xornal, propiedad de Jacinto Rey, el empresario del yate. Rey tiene línea directa con Quintana, ha ganado una concesión en el consurso eólico (que hasta el PSOE denunció como irregular) y pasar de Internet al papel, como ha hecho Xornal, con la que está cayendo es propio de quien piensa que va a tener publicidad institucional asegurada.

Las denuncias de La Voz se han centrado en la gestión de la consellería de Quintana: una ley de dependencia inoperante, varios procesos de selección de personal infumables por parciales, imposición lingüística.

– Imposición lingüística: En este sentido voy a dar un dato personal pero no anecdótico: las empresas que dan formación para desempleados en Galicia han de cubrir una casilla en la que se comprometen a dar las clases y los materiales exclusivamente en gallego. Como cualquiera sabe, a los cursos de formación de desempleados se apuntan un porcentaje no pequeño de inmigrantes. Lo he vivido en primera persona: la gente te pedía por favor que les dieras el curso en castellano.

Esta imposición ridícula empezó ya en el primer año de bipartito, cuando las cuadrillas de extinción de incendios, formadas por paisanos expertos y que hablan el gallego no normativo, vieron que se les exigía a los operarios un título de gallego normativo para poder ejercer. En muchas zonas, los paisanos que tenían 20  años de experiencia en extinción de incendios pero sin cursiño de gallego se quedaron sin plaza mientras chavales sin la menor experiencia pero con el cursiño de gallego asumían sus puestos.

La situación se hizo particularmente intolerable en la enseñanza: los contenidos en las materias troncales se daban exclusivamente en gallego, exámenes en gallego, clases en gallego. Así tenemos a niños estudiando que Vizcaya se dice Biskaia, el Tajo es el Teixo y el Duero el Douro. Los huesos y músculos del cuerpo sólo en gallego, así como las fórmulas químicas, la biología, la historia, el arte.

Sólo la reacción de la sociedad, a través de Galicia Bilingüe, consiguió que ese malestar se cristalizara en un rechazo público a la imposición, sin miedos a pesar de las amenazas.

– La Sanidad: Galicia tiene una población envejecida que utiliza masivamente la sanidad, bien sea para consultas o para renovación de recetas. Otra experiencia personal: durante el mes de diciembre uno de los ambulatorios de Vigo se quedó sin talonarios de recetas durante por lo menos una semana. Increíble pero cierto. ¿Solución? Denegar las consultas por recetas: ni por Internet ni por teléfono decían que tuvieran hueco para consultas, los enfermos crónicos sin su medicación. Las listas de espera para consultas en especialistas y operaciones son de escándalo.

Los augurios de los sociólogos de izquierdas decían que la abstención era favorable al PP. Pues ya se ve que no. La masiva participación del domingo sólo se explica desde el profundo cabreo de la población, no desde la apatía ni la desmovilización. NOTA: Me dice Wonka en los comentarios que la masiva participación no es tanta, porque en 2009 sólo tiene en cuenta la de los gallegos residentes, de modo que el porcentaje puede bajar. El 68,1% de los gallegos residentes habían votado en 2005, en esta ocasión fueron el 70,5%. Aumenta el voto pero no tanto. Del voto emigrante en el comentario le digo lo que pienso.

El PSOE ha actuado a corto plazo en España aliándose con fuerzas minoritarias y muy radicales como el BNG que jamás conseguirían el poder sin ir de la mano de un partido como el socialista. Las obsesiones de esos partidos, que no tienen nada que perder en sus aventuras radicales, están minando la base electoral del PSOE. Zapatero, por ejemplo, para evitar la reprobación de Maleni, dejó en evidencia a Touriño aliándose con Quintana por el apoyo en el Parlamento de Madrid. Si sigue el PSOE por la senda Zapatera de aliarse con quien sea con tal de gobernar, les auguro una cadena de derrotas. Efectivamente, votar a Touriño era votar a Zapatero y si uno dimitió el otro debería seguirle.

PS: de ser los héroes del Prestige, los de Nunca Mais, de ser la voz del pueblo indignado por la “incompetencia” de la Administración, hemos pasado a ser la carcundia de España, los del voto cautivo, los ignorantes y paletos despreciados por los izquierdistas y nacionalistas sofisticados. Pues miren, no. Los mismos que en 2005 votaron para echar a Fraga, votaron el domingo para echar a Touriño y Quintana: son los mismos.