Mis favoritos en Twitter

Categorías

De interés para los ayudantes doctores y contratados doctores (y para la opinión pública)

Ayer recibí una información de la central sindical UGT que es de interés para aquellas personas que se encuentran dentro del desmoralizante proceso de pasar de ayudante doctor a contratado doctor. Para los demás, creo que carece de interés. Actualización: se ha convertido en algo de interés general.

Debido a la imposibilidad de convocar plazas, los ayudantes doctores que se iban acreditando para contratado doctor se convertían automáticamente en contratados doctores interinos. Esto se ha terminado.

La figura no estaba contemplada en la ley  ( salvo en Andalucía y Navarra) y las consejerías de Educación, el Ministerio de Educación y Hacienda estaban haciendo la vista gorda.

No sé si fue la Universidad de Vigo o la de Santiago, metieron por registro una petición para que le comunicaran si era legal la figura  y ante un escrito oficial se pasó a Hacienda que ha paralizado esa vía de entrada en toda España: ya que no es legal.

Por lo tanto, los contratados en esa figura han quedado en un situación de alegalidad . Los que deberíamos ser transformados en fechas próximas, no tenemos solución alguna por el momento. En mi caso, me toca transformarme en septiembre.

Por los documentos esa situación es conocida por las universidades desde hace meses. No avisan a sus empleados no sé si por un paternalismo de la peor especie, por quitarse del medio o por pura dejadez.

Personalmente estoy cansada de la dosis de incompetencia de los ministerios cuando decretan sin pensar en las consecuencias, de los parlamentos autonómicos y nacionales y de los cargos de las universidades. No me fío de la solución que puedan/quieran dar a última hora. Así que me pongo en modo busca de empleo.

ACTUALIZACIÓN 9 de mayo

La vicerrectora de Organización Académica y Profesorado de la Universidad de Vigo, Ana Graña, nos convocó a una reunión ayer a los 10 ayudantes doctores que deberíamos transformarnos en el curso que viene.

La propuesta de la Universidad de Vigo es hacernos un contrato post doctoral de dos años de duración, dedicado fundamentalmente a investigación por lo que sólo podríamos dar 80 horas de clase en todo el curso académico. 

Por qué le importa a usted como contribuyente: 

1. Como la docencia que imparte un contratado normal a tiempo completo es de 240 horas, para impartir nuestra docencia tendrán que contratar a dos asociados. Es decir, lo que hacía una persona, lo van a hacer tres (ahorro y racionalización del gasto público, repitan conmigo). El curso que viene somos 10 sólo en la Universidad de Vigo.

2. Usted ha invertido en mi formación académica. Me ha subvencionado el doctorado, me ha subvencionado mis estancias de investigación, mis proyectos de investigación porque yo tenía una carrera académica en la que mis conocimientos iban a revertir en los alumnos y en la sociedad en general. Con este contrato, señoras y señores, como en el juego de la oca, quien cae en la casilla equivocada, vuelve a empezar. Seguiré en formación como si acabara de llegar a la Universidad. Y esto multiplicado por cientos de casos porque ¿cree usted que han parado el juego y vuelto a pensar qué están haciendo? No, siguen contratando ayudantes doctores que inician otra vez el juego, el curso que viene van a contratar a más ayudantes doctores.

3. Llevo 5 años cumpliendo mis deberes, iguales a los de un contratado doctor, un titular o un catedrático por el sueldo de 1.500€ netos al mes, con la esperanza de mejorar mi situación, con la exigencia de exclusividad que impone la Universidad, de modo que he abandonado toda actividad profesional porque así me lo exige la ley. También sin posibilidad de pedir proyectos de investigación o sexenios, puesto que mi figura era la de un profesor universitario sin contrato fijo. Tras cumplir, veo que la Administración no cumple, la consellería de Educación no da soluciones y sigue sin preocuparse de que la Universidad en Galicia se haya convertido en un derroche de dinero, en una trampa para cientos de académicos y en unas instalaciones sin futuro. 

Los comentarios están cerrados