Mis favoritos en Twitter

Categorías

Escusado

Cebrián habla sobre los blogs y dice unas cosas muy raras. Suena como si, en el siglo XVII, un impresor con licencia real se pusiera hecho un basilisco porque ciertos personajes se permití­an la desvergüenza de publicar pasquines a sus espaldas.Acostumbrado a tratar sólo con gente de orden y con todos los sellos puestos en todas las pólizas, parece que le joroba que a un click de El Paí­s esté, qué sé yo, por ejemplo Por si las moscas o Daniel Tercero, un par de periodistas sin licencia real. Y atribuye a los blogs una actitud desvergonzada y adolescente. Hay infinidad de blogs de esas características -desvergonzados y adolescentes- y algún periódico también.

Como es – en el fondo- un aristócrata en el peor sentido de la palabra, Cebrián se cree que sólo ciertas personas tienen derecho a expresar sus opiniones y que tanta gente hablando sólo es ruido que impide oí­r su voz. Lástima que, en medio de tanta exquisitez, se le haya escapado una falta de ortografí­a, como si fuera un vulgar blogger. Queda usted escusado.

Actualización:

También Arcadi Espada escribe sobre nuestro académico iletrado. Descubre una nueva falta. Ahora, al releer el texto, me salta a la vista otra falta de ortografí­a:

Dentro de poco, si las aplicaciones que he comentado progresan, podremos “twitearnos”, o “tuitearnos”, siendo el tuiteo algo bien diferente a llamar de tu a nuestro interlocutor.

A ese tu le falta un acento, tú.

10 comments to Escusado

  • Lo mejor de todo:

    ”A este respecto, señor presidente del gobierno, dicho sea con todo el respeto y desde la leal amistad que le profeso, ruego explique a sus asesores que no hace falta asesinar la ortografía para ganar unas elecciones. Dejen pues de amedrentarnos con las zetas, y no confundan lexicográficamente al personal…”
    [Nota: el Sr. Cebrián sabrá mucho de lengua, pero a veces se olvida de la existencia de ciertas palabras y dice “ruego explique” en lugar de “le ruego que explique” que sería lo correcto, ya que los pronombres y las conjunciones sirven para algo, en otro caso no existirían.]

    A lo que el iluminado Zeta le respondió:

    “Amigo Juan Luis Cebrián, ya que has hecho referencia a esa campaña de la Zeta, quiero decirte que esa campaña parte de una opción de preferencia. Siempre preferiré jugar con las palabras que golpear con ellas.”

    Desde que Zeta traicionó a Polanco y Cebrián dándole el furgol y concediendo licencias y apoyos a sus amigos para montar cadenas de televisión y periódicos, parece que Zeta ya no tiene PRISA.

    Los neoprogresistas se devoran entre ellos, lo cual no es de extrañar porque es una costumbre que ya viene de antiguo, hace 70 años se mataban a tiros. Ellos son asín.

  • Francamente, la opinión que pueda tener el Ex Comisario Director General de RTVE con Franco sobre los blogs en particular o sobre cualquier cosa en general, me la trae floja. Es una vergüenza que un tipo así sea académico. hUn saludo.

  • […] y tendido, como me gusta hacer estas cosas. Pero, por un lado, he visto que otros compañeros ya lo han hecho brillante y extensamente; y, por el otro, Joan Planas me acaba de proporcionar un […]

  • […] además parece que el académico de la lengua tiene problemas con la lengua. Con estos discursos académicos [1] y otros acontecimientos igual de […]

  • […] el discurso, como bien apunta Monte Doval, suena como si, en el siglo XVII, un impresor con licencia real se pusiera hecho un basilisco […]

  • […] Montse Doval: Escusado […]

  • La pataleta…

    El discurso de Juan Luis Cebrián a la Real Academia Española me da pena y me indigna. No le dedicaría ni una línea, pero es que es el consejero delegado del Grupo Prisa, es la Real Academia y está hablando de blogs… y no pega ni una.A estas altu…

  • Roberto Alcázar

    La gente que no tenemos una red de quioscos y pescaderías para ilustrar a los súbditos (y al pescado) con nuestras ocurrencias, tenemos que recurrir a estas moderneces.

  • […] principio, pensaba hacer un fisking de la tribuna del académico, pero es tan endeble que con dos mandobles lo mando a […]

  • […] aflojar los suyos. Un caso reciente, y muy comentado, el del periodista y académico a quien se le escaparon un par de faltas ortográficas y hasta una coma fuera de lugar, precisamente en un discurso pronunciado en la RAE, viene a confirmar esta necesidad. Todos nos […]